eln-1.jpg

Noticia publicada en: https://dosbanderasdigital.wordpress.com

En el día de ayer (7/06/2017) la presentación de “El libro negro de la nueva izquierda” se vio interrumpida temporalmente por una amenaza de bomba que obligó el desalojo del salón en el que se desarrollaba la conferencia de dos escritores argentinos.

Se trata de la presentación de un libro que denuncia el marxismo cultural que es promovido por el Estado mediante la llamada “ideología de género” con la que se adoctrina al pueblo argentino, y afecta también a gran parte de la cultura occidental.

El libro no para de batir records de ventas en Argentina, Perú, Chile, Bolivia, Uruguay, México  y hasta en las plataformas digitales como Amazon, donde ocupa el primer puesto en ventas de más de una categoría, tanto en en español como en inglés.

Sus autores Nicolás Márquez y Agustín Laje han sido víctimas de amenazas y hostigamiento por el lobby homosexual que se ve frustrado por la gran repercusión de las conferencias atestadas de personas que asisten a escuchar a estos dos autores argentinos.

En su última presentación realizada el día de ayer en Mendoza a la que en menos de dos días ya se habían vendido las 450 entradas disponibles por la capacidad del salón, asistieron más de 500 personas, con la esperanza de cuanto menos conseguir el libro que estuvo a la venta en la entrada de la conferencia.

Pero no solo asistieron simpatizantes de Agustín y Nicolás, sino que se hicieron presentes un grupo de homosexuales y hombres travestidos para “hacer un escrache”. Horas antes, estos grupos homosexuales habían empapelado la ciudad con carteles difamatorios en los que denunciaban a los conferencistas de “misóginos”, “homolesbotransfóbicos”(¿), “defensores de la dictadura”, y hasta de “violadores”.

Luego de todo esto, y con la conferencia ya iniciada, llega una amenaza de bomba que obligó a las autoridades a desalojar el salón.

Los asistentes adjudican el hecho a los grupos homosexuales y feministas, que al ver que ya nada podían hacer para boicotear la charla, procedieron a realizar un manotazo de ahogado y amenazar con un atentado para frenar a los disertantes.

Los conferencistas han tomado el hecho con humor ya que les permite demostrar la violencia y la falta de tolerancia de quienes irónicamente se adjudican las banderas de la tolerancia y la diversidad.

eln.jpg

 

Advertisements